Sobre nosotros

En 2015 nació mi curiosidad por la cerveza artesana con la ilusión de que algún día la pudieran disfrutar amigos y familiares.

Al principio fue difícil. Las elaboraciones en casa no habían ido como esperaba. Mi deseo por conseguir una cerveza propia se iba frustrando, pero mi empeño no cesó hasta que logré un resultado «bebible».

No obstante, esta cerveza inicial era una cerveza muy saturada de lúpulo y descompensada en general: muy amarga y demasiada malta tostada.

A pesar de que realicé diversos intentos más, con varios cambios en los procesos de elaboración, no lograba alcanzar el resultado que estaba buscando.

Un día me senté y, mediante el recurso a alguna de las herramientas existentes en el mundo homebrewer, conseguí una fórmula bastante buena, realizando, hasta ese momento, la mejor cerveza que había podido elaborar.

Durante este proceso, conocidos, que habían tenido la ocasión de probar alguna de las cervezas iniciales, ya barruntaban la idea de que algún día mi cerveza pudiese ser disfrutada por más gente. Esa idea estaba rodando por mi cabeza desde hacía bastante tiempo, y fue en agosto de 2018 cuando aproveché para elaborar una cerveza artesana en casa. A pesar de que en dicha fecha, debido a las altas temperaturas, no era la más idónea, lo tenía todo pensado: realicé un control de temperaturas por primera vez en todo el tiempo que llevaba elaborando cerveza en casa y, cada vez, el convencimiento de que esa iba a ser la receta final era mayor.

Después de varios meses pensando sobre qué hacer, he decido llevar a cabo este proyecto: un proyectó que nació como una ilusión y que, a día de hoy, puedo decir que ya se ha convertido en una realidad. Ahora sólo deseo que podáis disfrutar todos de esta cerveza elaborada con toda mi pasión, dedicación y esfuerzo.

Quiero agradecer a todos los que me habéis echado una mano en todo este proyecto y me habéis animado a continuar. Tanto familiares como amigos y, especialmente, a Mayte y Jorge por ayudarme en todo lo que estuvo en sus manos.